Foro político.

MAL: malagradecido.

Por Salomón García Gálvez.

MAL: malagradecido.

Periodismo

Junio 20, 2018 23:39 hrs.
Periodismo Nacional › México Guerrero
Por Salomón García Gálvez. › guerrerohabla.com

1,952 vistas

El munícipe con licencia -por lo que resta de su periodo, dijo-, Marco Antonio Leyva (MAL) ni debiera seguir presionando para que el Congreso Local lo reinstale en la comuna de Chilpancingo; se expone que algún resentido, enardecido y fanático lo agreda. MAL es protegido por el Poder Legislativo, pero no lo reconoce y menos lo agradece.
Toda la trayectoria de MAL está plagada de engaños, traiciones y actos de repudio no sólo contra la ciudadanía que en algún momento creyó en este falso político de pacotilla. Los actos de corrupción que ha perpetrado son punto y aparte.
La carrera política de MAL, la inició al lado del ex priista, ex funcionario estatal y ex diputado, Carlos Sánchez Barrios, cuando éste fungió como Coordinador del Congreso, de quien fungió como su asesor.
MAL, acudió personalmente y registró ante el desaparecido Consejo Estatal Electoral (CEE) al Partido de la Revolución del Sur (PRS) que le serviría a Sánchez Barrios para catapultarse como potencial candidato a gobernador.
Todo eso ocurrió durante el sexenio del ex gobernador René Juárez. A MAL y a Carlos les falló la jugada; los priistas los pararon en seco y tales proyectos se derrumbaron luego de la traición al PRI.
Los jefes políticos del PRI ’se la perdonaron’ a MAL, quien años después fue ungido como líder estatal del tricolor, y luego diputado local plurinominal. A todos los que lo ayudaron -incluidos periodistas- MAL los traicionó. MAL no se sacude la careta de Judas Iscariote (vil traicionero).
La candidatura por la alcaldía de Chilpancingo, MAL se las debe a quienes mandan en el PRI, principalmente al gobernador Héctor Astudillo Flores, de quien se ’colgó’ para ganar en las urnas hace tres años; también a las estructuras de los hermanos Moreno Arcos (Mario y Ricardo) más otros liderazgos. MAL, a todos los operadores políticos que lo ayudaron para lograr la alcaldía de Chilpancingo, los mandó al diablo; les dio una patada en el trasero.
Y si los diputados locales al Congreso no reinstalan a MAL debiera expresarles su agradecimiento, porque se le protege de alguna agresión por parte de tanta gente que ha ofendido, engañado y defraudado a lo largo de su mediocre carrera política. Un político exitoso es aquel que sabe sumar y multiplicar consensos y mantenerse en la cúspide, pese a los avatares. MAL no es de esos.
La totalidad de diputados al Congreso, no es que se opongan a la reinstalación de MAL, sino que hasta lo protegen porque si el arrogante y corrupto alcalde con licencia retorna a la silla municipal, inmediatamente vendría la revocación de su mandato y hasta podría ir a parar a la cárcel.
MAL tiene denuncias por muchos delitos y los agraviados son empresarios de la construcción, comerciantes defraudados; son varias carpetas de investigación que enfrentaría MAL ante la Fiscalía General del Estado (FGE), PGR y otras instancias. MAL, arrastra cínica y descarada impunidad.
De manera perversa y ruin el ex alcalde MAL se regocija enviando malas señales, al refutar que los diputados no lo reinstalen en el cargo ’por cálculo político’; es decir que tal vez será reinstalado pasadas las elecciones o quizás hasta… ¡el último día de su mandato!... Más claro: Los jefes de arriba hasta le dan chance para que haga maletas y se esfume de Guerrero.
Si dentro de unas horas MAL es reinstalado, podrían ocurrir varias cosas: Que asuma una actitud sumisa, pero falsa; negocie su grave situación y se la perdonen temporalmente; pero por ningún motivo se le ocurra meter sus cochinas manos en el proceso electoral, ni para bien ni para MAL.
Lo cierto es que MAL, hizo tan grande su cochino que tiene recursos (millones $$$) para seguir pagando abogados -con dinero del erario, impuestos de todos los ciudadanos-, y para que siga burlándose de la población de Chilpancingo.
Lo que MAL todavía no quiere entender, es que su carrera política llegó a su fin. Él solo cavó su tumba política. Pero tiene otro recurso: Podría ir con el jefe de Morena AMLO; éste lo purificaría con su dedito mágico, sobre todo porque el candidato presidencial anunció que dará amnistía a los criminales.
Nada difícil sería que el falso Mesías conceda la amnistía a MAL, quien ya se convirtió en capo, pero de la política. De esos le gusta reclutar en sus filas a AMLO… Punto. salomong11@yahoo.com.mx

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor